HISTORIA

HISTORIA
El origen del billar y su evolución en el tiempo.

REGLAMENTOS

REGLAMENTOS
Despeja tus dudas con los reglamentos de las modalidades más comunes.

ESCUELA

ESCUELA
Conoce a fondo todo el argot del billar con nuestro diccionario.

CURIOSIDADES

CURIOSIDADES
Anecdotas, curiosidades, rarezas y estravagancias del billar.

HISTORIA DEL BILLAR

sábado, 1 de mayo de 2010

HISTORIA


ORÍGENES


El origen de este singular deporte es desconocido. No obstante, algunos historiadores entre ellos el filósofo Anarcasis, señalan que ya en Egipto y posiblemente en Grecia en el siglo IV a.C. se practicaba un juego de bolas sobre el suelo que posiblemente dio origen al juego de billar actual, sólo que esas civilizaciones lo ejecutaban utilizando para el efecto unos bastones largos, muy parecidos a los palos del golf actuales.

Algunos lo consideran como un precedente al juego del billar.

Algunas menciones en textos especializados, incluso señalan a Cleopatra como una gran apasionada a tal juego y que era muy diestra en ejecutar lo que ya se conocía como "carambola".

Se dice que existe una ordenanza de Carlos V “El Sabio” (1337-1380) rey de Francia, suscrita en 1369, que prohibía varios juegos, entre ellos el billar, pese a que él lo practicaba asiduamente en palacio.

Con el paso del tiempo y ante la creciente afición, sobretodo por parte de la nobleza de varias cortes en Europa, el juego fue sufriendo innumerables variaciones y no se tiene noción exacta de cuando pasó del suelo a la mesa.

Parece ser que fue a finales del siglo XV cuando aparecen los primeros vestigios del juego, tal y como lo conocemos en la actualidad. Para esa época, ya se utilizaba la mesa, desde luego sin las características técnicas con que cuentan las mesas modernas, pero por lo menos rodeada de unas pequeñas tablas que permitían el rebote de las bolas y se utilizaba un bastón de punta gruesa llamado "massé", para golpear las bolas. La primera mesa de que se tiene noticia fue mandada a construir por Luís XI de Francia (1423-1483), a un ebanista llamado Oliverio Necker, quien la habría fabricado con madera de encina.


TEORÍAS SOBRE LA INVENCIÓN DEL BILLAR

Hay datos de que algo similar al billar se jugaba en China, mucho antes de la época de los Luises, pero se hacía sobre una mesa con troneras de bronce cincelado que semejaban una mandíbula, y aunque la superficie de la tabla estaba recubierta con un paño algo rudo, las bolas se impulsaban a mano.

Se dice que en Inglaterra se jugaba “pall mall” precursor del billar actual, para el que se utilizaba sólo un taco y una bola, por lo que hay quien afirma que el billar se inició en Inglaterra y se perfeccionó en Francia.

Otra de las cuestiones a dirimir es el origen de la palabra billar. Según la Real Academia Española, deriva de la palabra francesa billiard, que viene de bille que en francés significa bola (sólo de billar o de rodamientos mecánicos).

Hay otra teoría según la cual deriva del inglés ball-yard (pelota-patio), pues con ese nombre se conocía un juego practicado sobre tierra, con bolas y un bastón curvo.

Y la última versión, aunque algo rebuscada, es la que dice que todo comenzó con un prestamista de Londres, llamado William Kew. Existían en el frente de su negocio las clásicas tres bolas que identificaban el ramo del local, las que por las noches eran retiradas por Kew como medida de seguridad. Una noche, haciendo tiempo antes de cerrar su establecimiento, Kew puso las bolas sobre una mesa, haciéndolas rodar y entrechocándolas, ayudado por su propio bastón y pronto se percató de que aquél podía ser un buen entretenimiento. Para evitar que las bolas cayeran al suelo, ideó unas bandas de madera que lo impedirían y así nació el juego.

Algunos investigadores han dicho que la palabra deriva de Bill (diminutivo de William) y de Yard porque el palo que usaba Kew para jugar, era una vara que utilizaba en su negocio para medir “yardas”. Y como si esto fuera poco, dicen que del apellido del inventor del juego, Kew , derivó la palabra cue con la que en inglés se denomina al taco de billar.

Lo que parece claro es que en sus principios fue siempre la nobleza quien lo practicó. Reyes, emperadores, príncipes, cortesanos, eran quienes tenían tiempo ocioso para jugar.

En el siglo XV, Luis XI ya lo jugaba en el salón de su casa sobre una mesa. De hecho, la mesa de billar apareció como mueble fijo por el año 1510.

Luis XIII de Francia fue un gran aficionado a este juego y fue el primero en permitir que también los plebeyos pudieran jugarlo.

Posteriormente Luis XIV comenzó a practicarlo junto al cortesano Chamilart y al mariscal Villare por recomendación de su médico y es a partir de este momento cuando comienza a considérasele como deporte.

La pasión desenfrenada por este deporte influenció a toda la nobleza de la época hasta tal punto que en los anales de la historia epistolar, se da cuenta de una carta datada en 1587 en la que la reina de Escocia y luego de Francia, María I Estuardo, caída en desgracia y prisionera de su prima Isabel I en la Torre de Londres, se lamentaba de no tener espacio suficiente en su sitio de reclusión para instalar una mesa de billar.

La primera sala pública de billar se abrió en Paris en 1610. Fue en esta época cuando se sustituyeron las bolas que había por otras un poco más pequeñas de marfil.

A finales del siglo XVIII se incorporó una pequeña pieza de cuero al extremo del taco, lo que permitía lograr efectos antes no vistos.

Volviendo a los orígenes, digamos que el billar ha sido en sus comienzos un juego de elites. Baste mencionar a Napoleón, que jugaba con su esposa Josefina; Eduardo VII de Inglaterra; Alfonso XIII, compañero de juego de su madre la Reina Regente María Cristina; más tarde podremos nombrar a George Washington, que jugaba largas partidas con el general La Fayette mientras éste residió en Estados Unidos. Estas partidas entre ambos, dieron motivo para que desde entonces, existiese un salón de billar en la Casa Blanca.

También Abraham Lincoln jugaba regularmente al billar, del que dijo: “Es un juego de inspiración, científico, que proporciona un recreo a todo espíritu fatigado”.

Cabe resaltar también que en el siglo XVIII, la educación de los Borbones se sostenía en cinco puntos fijos: Política, historia, equitación, armas y billar.

El primer campeonato oficial de billar de que se tenga noticia se celebró en el Reino Unido en 1825 y en 1835 Gaspard Gustave de Coriolis escribió "Teorema matemático del juego del billar" obra que permitió el descubrimiento de la trayectorias parabólicas por ataque no horizontal.

Gaspard-Gustave de Coriolis (21 de mayo de 1792 - 19 de septiembre de 1843). Ingeniero y científico francés. Su interés en la dinámica del giro de las máquinas le condujo a las ecuaciones diferenciales del movimiento desde el punto de vista de un sistema de coordenadas que a su vez está rotando, trabajo que presentó a la Académie des Sciences. Debido a la importancia de su trabajo, el efecto Coriolis lleva su nombre.







Aquí podrás ver las bases físicas del juego:


En 1820, un inglés de nombre Jack Carr había inventado la tiza que se usa para impregnar el casquillo del taco a fin de evitar el descache o pifia.

También en España se populariza el juego entre la nobleza de la época y de este hecho rescatamos el curioso adjetivo pelota (hacer la pelota ) atribuido a una persona que ofrece excesivas atenciones a otra, el cual deriva del nombre con el que se llamaba a los cortesanos y nobles que jugaban al billar con Fernando VII, los cuales le dejaban las pelotas (bolas de billar) de manera que al rey le resultase fácil hacer una carambola Este curioso hecho se recoge en la famosa frase: "Así se las dejaban a Fernando VII".

En la era moderna se han producido una serie de progresos técnicos en cuanto a la fabricación de mesas, tacos y demás complementos para realizar de una manera más elaborada y precisa las carambolas.

Hacia 1827, cuando las bolas aún no retrocedían, un parisiense llamado Mingaud, fue preso por razones políticas, en la convulsionada Francia de entonces.Al principio el hombre se aburría, pero descubrió que en la prisión había un billar y pronto se granjeó la benevolencia del director, hasta lograr jugar con él. A partir de entonces, terminó su aburrimiento, entregándose con frenesí al estudio del billar, y allí tuvo la brillante idea de unir un disco de la suela de su zapato al extremo delgado del taco. Esto hizo que el juego tuviese enormes progresos al lograr que la bola retrocediese. El primer jugador en emplear la suela en el taco para las grandes jugadas de efecto, fue el francés Sauret, profesor de billar del Duque de Orleáns.

Un párrafo aparte para las bolas. Hasta mediados del siglo veinte, se utilizaron en todo el mundo las bolas de marfil, pero dado el alto costo de las mismas, se comenzó a emplear la baquelita como pasta sintética y luego la moderna resina fenólica.

Las bolas de marfil se lograban cortando a elefantes de cierta edad los colmillos, y éstos, a su vez, se subdividían en pequeños trozos de 70 milímetros de alto, estacionándolos hasta el momento de tornearlos y convertirlos en bolas de un diámetro máximo de 66 milímetros para la especialidad de casín y de un diámetro entre 61 y 62 y medio milímetros, medida ordenada por la Federación Argentina de Billar, para los torneos oficiales.

Las tres bolas que componen un juego, ya sea de marfil o material sintético, deben tener el mismo peso e igual diámetro. Lo que no pudo ser conseguido igualar en las bolas sintéticas, es el “alma” que posee el marfil, pues no se debe olvidar que este es materia animal, que no “muere” al cortar los colmillos al animal. Por tanto, las bolas están sujetas a los cambios climáticos que accionan sobre ellas, deformándolas y amelonándolas, lo que origina “caídas”, que se producen porque la veta central del colmillo, o sea el corazón de la bola ya torneada, puede estar fuera de su perfecto centro, sin que el torno rectificador pueda hacer nada para solucionarlo.

En países de clima muy seco y frío, como Chile, no se podía usar el marfil, porque se corría el riesgo de que un cambio de ambiente brusco partiese la bola en dos como si fuese una nuez.



Otro avance significativo es el de la calefacción de las bandas que permite una mayor vivacidad de las bolas al rodar luego de que han tocado una de ellas. A prepósito de las bandas, es importante recordar que al principio fueron hechas de crin de caballo y que sólo hasta 1845 John Thurston patentó las de caucho vulcanizado que son prácticamente las que se utilizan en la actualidad.

Unos años después del primer campeonato oficial, concretamente en 1840 aparece en España Casa Escardibul fundada por José Oriol Escardibul en la ciudad de Barcelona la cual se dedicaba a la fabricación de accesorios y utensilios para el billar. Este hecho amplió mucho las posibilidades del juego, unido a la fabricación de los primeros modelos de mesas Escardibul, comenzó a extender la práctica del juego por toda España.

El juego de billar ha ido evolucionando en el tiempo y así han aparecido diferentes tipos de juegos, dependiendo de la región o de la tendencia de donde fueran oriundas, tales como el billar francés, el inglés (snooker) y el americano (pool).

LEYENDAS DEL BILLAR



Y es en esta época donde comienzan a aparecer las primeras figuras del billar así como las primeras leyendas. En Francia aparece el maestro Egene Maguin, fundador de la celebre "Academie del Pasaje des Panoramas" de Parms. También destaca la figura de Eduard Fórnil, pero por encima de estas, se encuentran las legendarias figuras de Maurice Vignaux y Louis Cure. La aparición de Vignaux revolucionará la práctica del billar. En 1874 recorrió todos los Estados Unidos, batiendo a todos los profesores americanos, anulando a sus competidores y encandilando al público. Por su parte Coure demostró su virtuosismo mediante una gran facilidad, rapidez, y vigor en la tacada difíciles de igualar.

Algunos años después aparecera la legendaria figura de Roger Conti. Su prodigiosa técnica, maravilloso estilo, la extraordinaria potencia de su mecanismo y su genial concepción eran asombro y admiración de todos. Entre sus muchas hazañas, se cuenta la realización por primera vez en match de 4000 carambolas al cuadro de 45/12 y la histórica serie de 1214.

También en Nortemérica aparecen grandes nombres tales como Jake Schaefer, Willie Hoppe o Frank Ives, y en España se fragua la leyenda de Isidro Ribas, "el gran Ribas", campeón del mundo de billar de fantasía.

En 1957 y de la mano de Casa Escardibul aparece en España el primer billar americano, que es bautizado por la casa con el ya clásico nombre de Chapolín palabra que deriva de una modalidad de juego que así se practica en algunos lugares de Asturias.

Al principio de su aparición en España el chapolín era un juego para minorías, ya que los jugadores, acostumbrados al billar francés, no terminaban de adaptarse a este dinámico juego. Una vez mas la juventud de la época, fue la que empezó a practicarlo, primero en las grandes ciudades, y mas tarde por todo el país. Como consecuencia de esta rápida expansión aparecieron otras marcas, que comenzaron a comercializar el chapolín.

El juego moderno se estableció en el siglo XIX cuando se produjo un gran progreso técnico en la elaboración de las mesas y los tacos. El billar inglés se hizo popular en Estados Unidos y en varias colonias británicas como India y Australia. Durante la década de 1870 se estableció el billar Carom en el continente europeo, donde el billar francés a tres bandas permanece como la forma mas extendida, al igual que en Sudamérica. En 1885 se formó la Asociación de Billar (ahora el Consejo de Control de Billar y Snooker) y en 1928 la Unión internacional de aficionados al billar. Tras la desaparición de este organismo se crea en Madrid en 1959 la Unión Mundial de Billar (UMB) para reglamentar el juego a tres bandas.

El primer Campeonato del Mundo Profesional de Billar Inglés se desarrolló en 1870 y en la actualidad se celebra cada año: el Campeonato de 1995 se celebró en la ciudad india de Bombay y lo ganó el inglés Peter Gilchrist. El Campeonato del Mundo Amateur se inauguró en 1926. Ahora se celebra cada dos años bajo el control de la Federación Internacional de Billar y Snooker (IBSF). El Campeonato a Tres Bandas de la UMB se celebró por primera vez en 1928, y cada año hasta 1938. Después se hicieron en 1948, 1952, 1953, 1958 y de año en año desde 1960.


JUGADORES PROFESIONALES



Campeones profesionales famosos de billar inglés de finales del siglo XIX y principios del XX fueron John Roberts, Charles Dawson, Melbourne Inman y Tom Newman. Desde la década de 1920 en adelante los jugadores mas destacados fueron Joe Davis (que también popularizó el snooker), Walter Lindrum de Australia, Rex Williams y Fred Davis. Los mejores jugadores aficionados del siglo XX son Norman Dagley (Gran Bretaña), Michael Ferreira (India), Robert Marshall (Australia) y Geet Sethi (India).

En Europa el mayor exponente del billar a tres bandas ha sido el belga Raymond Ceulemans, que ha establecido un record de veinte títulos mundiales. En Estados Unidos durante el siglo XX el juego ha estado dominado por Jake Schaefer, Walker Cochran y Willie Hoppe, que ganó 51 títulos mundiales durante su carrera en diferentes modalidades de billar. En España han existido varios jugadores que se han proclamado campeones del mundo: en tres bandas E. Mirs (1931), C. Puigvert (1934) y A. Rico (1986). Cabe destacar también a Rafael García ya que fue el primer jugador en conseguir en 1950 el récord mundial de 500 carambolas en una sola tacada.

Raymond Ceulemans, (1938- ), campeón belga. Especialista internacional en todas las variedades de billar, considerado el mejor jugador de la historia. Desde 1962 ha sido prácticamente invencible en el billar a tres bandas. En 1980 ganó en Buenos Aires su decimosexto campeonato del mundo, de los 17 que había disputado. Su record más espectacular son los 1.678 puntos de media que consiguió en el Campeonato del Mundo celebrado en Las Vegas en 1978. En todas las modalidades de billar de carambolas (no practica ninguna variedad con troneras), Ceulemans ha cosechado mas de 100 títulos europeos y mundiales.

Hoppe, Willie (1887-1959), jugador estadounidense de billar, uno de los mejores de todos los tiempos. William Frederick Hoppe, su nombre completo, nació en Cornwall-on-Hudson (Nueva York). Venció en un total de 51 Campeonatos del Mundo, el primero de ellos en 1906. Su mérito mas notable fue ganar 12 títulos en la modalidad a tres bandas entre 1936 y 1952, año en el que se retiró. Batió muchos récords mundiales, por ejemplo al imponerse en 35 juegos consecutivos de torneos mundiales (1936, 1940 y 1941) y promediar 1,33 puntos por turno en el Mundial de 1950.

De los jugadores españoles que están en activo, merece mención especial Dani Sánchez. El jugador barcelonés posee, entre otros, dos títulos europeos en categoría junior, otros dos en categoría absoluta y destacar sus tres triunfos en Campeonatos del Mundo (1998, 2005 y 2010).

Campeonato de billar (Ernest Descals )

CURIOSIDADES



El billar es el deporte nacional en Filipinas.

Argentina, octubre de 1952, en el recinto Luna Park se congregan 12.000 espectadores (Record de este deporte) para seguir la final del Campeonato del Mundo de tres bandas.

Mark Roberts, un famoso streaker, paseó sus verguenzas en 2004 en plena final del Snooker Embassy en Sheffield, Inglatera, ante la atónita mirada de Ronnie O'Sullivan y Graeme Dott y entre los aplausos y risas del público. También en 2008 en plena ronda final del Campeonato de Inglaterra de snooker, se presento ante todos mostrando su cuerpo desnudo. Aunque esta vez, al menos se adornaba con un simpático "monkey-taparrabos".

CONCLUSIÓN



Mucha gente todavía tiene el concepto del billar como un juego y no como un deporte reconocido.

Los aficionados al billar lo describen como una actividad apasionante y entretenida, que genera alto grado de concentración y serenidad y que además necesita una práctica constante para lograr la precisión en los movimientos.

La imagen que a veces se ha dado del billar tanto en la literatura como en las películas ha contribuido a tener una mala visión de este deporte ya que lo relacionaban con personas vagas y sectores o grupos sociales marginados o reprimidos.

Por el contrario, el billar es para muchos un juego elegante, además de un pasatiempo formativo que requiere y desarrolla inteligencia y creatividad entre los que lo practican. De hecho, es una actividad de deportistas, que cuenta con jugadores profesionales por todo el mundo. En algunos países de Europa incluso se enseña en los colegios como cualquier otro deporte, tales como el baloncesto o el fútbol. Actualmente, en Bélgica y Holanda, es materia optativa en el colegio secundario.

Obviamente, se trata de un juego de ciencia semejante al ajedrez, pero con el agregado de que utiliza todo el cuerpo del jugador por su proyección geométrica, la posición del cuerpo, destreza de los brazos y precisión visual.

Una de las principales ventajas de este deporte es la no-discriminación. Es decir, tanto hombres como mujeres, jóvenes, mayores, incluso personas discapacitadas pueden jugar al billar a un alto nivel.

Además, se trata de un deporte que se mantiene totalmente al margen de productos químicos o estimulantes para aumentar las posibilidades de los jugadores.

El billar, al contrario de otros deportes, exige una armonía absoluta entre cuerpo y mente.

Las principales características que definen este deporte son la elegancia, intuición, creatividad, dinamismo y cordialidad.

Estableciendo diferencias entre las diversas modalidades del billar, observamos que el pin billar se juega sobre todo en Italia y Argentina, el pool en Estados Unidos y el snooker en el Reino Unido.

El número de jugadores de este deporte llamado billar aumenta tanto en número como en calidad, lo que demuestra que el billar se hace cada vez más popular.

Por lo tanto definimos al billar como un juego de destreza y estrategia que se desarrolla con tacos, normalmente de madera, para impulsar pequeñas bolas de marfil u otros materiales sintéticos sobre una mesa forrada de paño y rodeada de barandas o bandas elásticas.

El billar es reconocido como un deporte que aporta creatividad a sus jugadores.

Así mismo cuenta con el reconocimiento del COI como deporte olímpico.

El objetivo fundamental es hacer carambolas, puntos, entronerar grupos de bolas o entronerarlas en orden numérico. La forma de conseguir logros depende de cada modalidad de juego.





++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Curioso y bueno.
ViCtorA

3 de noviembre de 2010, 15:52

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.